Saltar al contenido

Comunidad de Volcán – Costa Rica

                                      Florentina Martínez                             Nohora Cuesta

El día nueve de noviembre de dos mil diecisiete, las Operarias Catequistas de Nuestra Señora de los Dolores, llegan al aeropuerto de San José de Costa Rica.

Hna. Florentina Martínez , después de  siete años de estancia y  entrega generosa  a la Comunidad y al pueblo de Masaya (Nicaragua) donde el Instituto lleva 50 años de misión en esas tierras americana es destinada a la nueva fundación de Costa Rica , concretamente al Distrito Volcán, al Sur de Costa Rica, perteneciente a la Diócesis de San Isidro. Junto con la Hna. Florentina es también destinada la Hna. Nohora Cuesta  desde  la Comunidad de Bello (Colombia) dejando con generosidad la misión  que ha llevaba a cabo en dicha comunidad para seguir trabajando en este lugar de Volcan. Desde aquí agradecemos a las dos hermanas su  disponibilidad y entrega.

Llegan al aeropuerto de San José , Hna Florentina Martínez  acompañada de Madre Paula caño Superiora General), hna. Nohora por problemas con la visa no puede llegar en ese día. Son recibidas en el aeropuerto por D. Manuel Mora  Picado (Párroco de Buenos Aires) y por D. Andrés Ortiz Martínez, (responsable de la Vida Consagrada en la diócesis.  Después de cuatro hora  de viaje llegan  a Volcán y son acogidas con gran alegría y gratitud por el Delegado  de la Palabra y Consejo de Pastoral, así como algunos miembros  del Consejo de evangelización de Volcán quienes manifiestan afectuosamente su satisfacción de nuestra llegada a esta Comunidad.

El día diez, viernes a las siete de la tarde en la capilla de San Juan Bautista, del distrito de Volcán, ( donde está instalada la Comunidad) se tiene la Eucaristía de acogida, presidida por Monseñor Gabriel Enrique Montero, Obispo de la Diócesis de San Isidro. Concelebran el Párroco, D. Manuel Mora Picado y dos sacerdotes auxiliares del Párroco: D. Jesús Zúñiga y D. Jesús Piedra.

Monseñor agradece al Señor y al Instituto,  el que por fin se haya cumplido el deseo tanto por parte de la Diócesis como parte del Instituto de instalarse la Comunidad en su Diócesis. Presenta a los feligreses a Hna. Florentina y Madre Paula como una gracia de Dios y agradece la presencia de las hermanas, que son acogidas por la comunidad de fieles con un fortísimo aplauso y manifestaciones de alegría.

Las hermanas se presentan a la Comunidad, dando gracias por la acogida familiar y cercana que han tenido a su llegada y manifiestan su disponibilidad y deseo de trabajar conjuntamente en esta  gran misión que el Señor les ha confiado.

El día doce, domingo, en la Eucaristía  de las cuatro de la tarde en la Parroquia de San Pedro Apóstol, de Buenos Aires, se tiene la entrada y presentación oficial de la Comunidad en la Diócesis. Preside la Eucaristía Monseñor Gabriel Enrique Montero, concelebrando El Sr. Párroco D. Manuel Mora, y los dos sacerdotes auxiliares: D. Jesús Zúñiga y D. Jesús Piedra. La parroquia se encuentra  totalmente llena de feligreses que acogen a las hermanas con gran afecto y alegría.

Al comenzar la Eucaristía, son presentadas las hermanas a la  Comunidad, por D, Jesús Zúñiga como Don y Gracia de Dios para toda la Parroquia y para la Diócesis. La Eucaristía estuvo muy motivada por introducciones, preces y cantos.

Al finalizar, antes de la Bendición, Monseñor reclama a las hermanas para presentarse y darse a conocer a la Comunidad. Con gran emoción tanto Madre Paula como Hna Florentina manifiestan su alegría, agradecimiento y satisfacción de encontrarse entre una Comunidad tan acogedora y viva  y manifiestan sus deseos de trabajar en la Misión que el Señor por mediación Monseñor les ha confiado.

Continúa la Comunidad con una gran sorpresa en los salones Parroquiales donde sorprendieron a las hermanas con música y obsequios.

Desde aquí, damos de nuevo las gracias a Monseñor Gabriel Enrique Montero por la confianza que ha depositado en el Instituto, concretamente en la Hnas que van a formar la Comunidad, confiándonos una gran Misión para realizar en su Diócesis, como es: trabajar en la Pastoral familiar y adultos, Formación de Catequistas y otros agentes de Pastoral y promover la vocación a la Vida Consagrada. Igualmente le damos las gracias a D. Manuel Mora por la acogida.

Primera reunion con los agentes de pastoral de la comunidad parroquial

Pedimos al Señor que continúe acompañando y bendiciendo a las hermanas en esta andadura para que respondan  con fidelidad, generosidad y entrega  en esta labor Pastoral en Costa Rica.