SEGUNDO ANIVERSARIO FUNDACIÓN DE COSTA RICA

“Se hace camino al andar.»

Hna. Flor y Hna. Nohora las hermanas que iniciaron y están en la actualidad en la comunidad de Costa Rica

De esta manera el Instituto, ha ido roturando un nuevo espacio vital como suelo costarricense, para que la riqueza de nuestro patrimonio carismático entregado por el espíritu a madre Josefa, como legado dinámico para irrumpir con la semilla de este rico legado espiritual y catequístico en este lugar que acoge con sus gentes, todo lo nuevo que llega. Desde un nueve de noviembre del año 2017, las operarias catequistas, pisan suelo costarricense con el fin de trabajar en la pastoral de la iglesia diocesana de san Isidro. Se nos encomienda desde el primer momento la tarea de la formación de catequistas en sentido amplio. Misión que fue acogida como providencia de Dios, dado nuestro perfil de operarias catequistas. Estamos muy agradecidas y contentas por este envió del Instituto en esta hora de la iglesia y nuestro mundo. Constatamos que hay hambre de Dios y que de alguna manera vamos dando respuesta a esta inquietud que a la vez nos ayudan a crecer y profundizar en nuestra misión. Agradecemos al Señor por este ser y hacer como consagradas operarias catequistas en la misión de la evangelización desde la catequesis. En estos dos años de presencia, nos sentimos felices de poder dar este aporte sencillo como participes en diferentes organismos a nivel parroquial y diocesano. Invitamos a quienes lean estas líneas a que no tengan miedo al riesgo, ya que » mucha gente buena se encuentra en la vida» y Dios es bueno todos los días. Madre Josefa bendice esta presencia desde el querer de Dios.