No hay salvación sin María

publicado en: Actualidad | 0

En este tiempo de Adviento, toda la Familia de Madre Josefa Campos ora y trabaja para que cada día los caminos que nos conducen a Dios se vayan ampliando y por ellos puedan transitar todas las personas de buena voluntad, los que nos sentimos pecadores, los pobres, los desheredados de la tierra, los tristes, los olvidados, los hombres y mujeres de esperanza, los que se fían y los que no confían; los humildes y sencillos, los maltratados por la sociedad injusta, los que sufren el odio y la violencia, los que son víctimas de las catástrofes naturales, la madre tierra tan dolorida, destruida y enferma de contaminación,  los creyentes y  los que no pueden creer, las familias, los ancianos y sus cuidadores, las comunidades religiosas y sacerdotes, los trabajadores de nuestros centros y todos los que de una manera u otra esperan a Dios.

Hoy día de la Inmaculada Concepción, choca un poco esta advocación de María en medio de un mundo contaminado, de sociedades corrompidas por el egoísmo, el odio y la violencia.

María es un grito de esperanza para todo creyente, una contradicción para los que van demasiado aprisa y sin pensar en los demás, cargados de culpas, de errores, cansancios y apatías.

El seno  inmaculado de María se abre para dar cabida a todos, para engendrar para todos la Salvación.

” DESPERTAD, YA ESTÁ CERCA, YA LLEGA LA SALVACIÓN DEL MUNDO” y viene de una mujer sencilla, del pueblo, de Dios.